Facebook Twitter Google +1     Admin




Debido al mal funcionamiento de Blogia y al inexistente soporte técnico me veo obligado a trasladar este blog a otra plataforma. Los nuevos artículos se publicarán en http://elrisuenojabali.blogspot.com.es

Mientras Blogia siga activo se podrán consultar las entradas antiguas aquí, y también se podrá acceder a ellas mediante búsquedas desde el nuevo blog así como desde los mapas. Si desea continuar navegando por dichas entradas, pulse "Cerrar". De lo contrario pulse en el enlace al nuevo blog.



Cerrar     Ir a nuevo Blog

Restaurante Viridiana

20090514114130-viridiana-puerta.jpg

El pasado miércoles fui a cenar con mi pareja a este templo de la gastronomía regentado por Abraham García. No era nuestra primera visita, ni mucho memos, de hecho creo que en mi caso era, al menos, la quinta.

El local está situado a pocos metros del retiro y la parte de arriba (abajo sólo he estado una vez y no creo que vuelva) es bastante pequeña (con la configuración de anoche creo que había sólo ocho mesas y eso que cinco eran para dos personas) pero es donde merece la pena cenar, aunque sólo sea por oír a Abraham contándote los platos que hay fuera de carta. Cenando en la parte de arriba llama la atención la impresionante colección de botellas de aceto balsámico de Módena. Por lo demás, la decoración es bastante sobria y elegante.

El servicio fue estupendo, siempre atentos, sin agobiar y con un ritmo de comida perfecto, bastante rápido pero si atosigar (y eso que lo primero que se puede leer en la carta es: "Recomendamos Paciencia").

La comida, como siempre, fue lo mejor. Para empezar nos pusieron los aperitivos de la casa: un pequeño cuenco de Gazpacho de Fresas con Arenques Suecos marinados, que estaba buenísimo y lo que ellos llaman un "pequeño antipasto" que en realidad es una ensalada con una mini-zanahoria un par de hojas (lombarda y otra verde), algunos brotes, lomo ibérico, un trozo queso riquísimo, melón, tomate seco, una cebollita ¿caramelizada?, una nuez de macadamia frita y una especie de fruta que no pudimos reconocer. Vamos, lo que te ponen en muchos sitios como media ensalada... Pese a ser una ensalada me lo comí casi todo (la zanahoria no fui capaz de acabarla).

Tras los aperitivos nos sirvieron el primer plato que pedimos para compartir: Los Huevos de corral en sartén sobre Mousse de Hongos (“Boletus edulis”) y Trufas frescas (“Tuber aestivum”), que están sencillamente impresionantes. Me comí un panecillo entero (de aceite, por cierto y de elaboración casera, buenísimo) mojando la yema com la trufa y la mousse, ¡qué rico!

De segundo plato mi pareja pidió los Carabineros del Sur a la parrilla con Papada de ibérico confitada, Batata asada y Romescu, que estaban muy buenos (probé un trozo de carabinero y tenía un punto de cocción perfecto), mientras que yo me decidí por el Atún rojo de almadraba en brocheta, con Raviolis de Calabaza salteados con Jamón ibérico y Pesto tradicional. Un festival de sabores, ¡delicioso!

De postre (aunque las raciones son muy grandes no nos pudimos resistir), mi pareja no sólo tomó postre (cosa insólita) sino que ¡no pidió uno de chocolate! Pidió Los Sorbetes y Helados de Abraham con su Aguardiente, que son de Queso y de Mango, muy buenos ambos, sobre todo el de queso. Yo elegí el Quesito tierno (hecho en Viridiana) de Leche de Oveja latxa con Fresitas y Miel de Azahar, que estaba excelente, ¡que sabor tienen las diminutas fresitas!.

La comida la acompañamos de un vino D.O. Priorato, Nunci Negre 2003, que estaba my bueno. Un vino de uvas Garnacha y Cariñera, muy curioso, con notas especiadas, que tardó un poco en abrirse (probablemente necesitaba que lo decantaran y no lo hicieron) pero que resultó muy bueno. Eso sí, algo caro, 45€, aunque toda la carta de vinos es cara, pero esto se puede disculpar, al menos en parte, por la extensión de la carta de vinos (en la que hacen gala de tener 17000 botellas de todo el mundo).

Para terminar dos cafés cortados, que acompañaron de los "petit fours", que consistieron en un pequeño Melocotón de Viña al vino y unas trufitas.

Sombrero con la cuenta

El precio final fue de 184€, un precio caro pero que se paga a gusto (al menos yo lo hago) dado el festival gastronómico que supone. Por cierto, que la cuenta la traen dentro de un original sombreo, como los que usa Abraham.

En resumen, un restaurante donde merece la pena ir de vez en cuando (tampoco se puede ir con mucha frecuencia dado su elevado precio) en que siempre sales satisfecho, y no sólo por el nivel de la cocina, sino por el buen tamaño de las raciones. Volveremos con toda seguridad y esperemos que sea más pronto que tarde...

Para terminar, puntuaré (0 mínimo - 10 máximo)

Local: 8

Comida: 9.5

Servicio: 9

Precio: >70€/pers.

Ficha:

Viridiana

Dirección: Juan de Mena, 14

Localidad: Madrid

Distrito: Retiro

Metro:  Retiro

Teléfono: 915234478

Página Web: http://www.restauranteviridiana.com/

Días de cierre: Domingos.

Enlace al Mapa

Comentarios » Ir a formulario

gourmet

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris