Facebook Twitter Google +1     Admin




Debido al mal funcionamiento de Blogia y al inexistente soporte técnico me veo obligado a trasladar este blog a otra plataforma. Los nuevos artículos se publicarán en http://elrisuenojabali.blogspot.com.es

Mientras Blogia siga activo se podrán consultar las entradas antiguas aquí, y también se podrá acceder a ellas mediante búsquedas desde el nuevo blog así como desde los mapas. Si desea continuar navegando por dichas entradas, pulse "Cerrar". De lo contrario pulse en el enlace al nuevo blog.



Cerrar     Ir a nuevo Blog

Taberna La Cruzada

20100422220635-lacruzada-p.jpg

El pasado sábado fuimos los tres de siempre a conocer este restaurante que tenía muy buena pinta a priori, ya que lo presentan como la taberna más antigua de Madrid y además que la nueva dirección está a cargo de un ex-sumiller de Goizeko Wellington. Pues bien la experiencia no fué del todo placentera...

El local está bastante bien. Se accede al comedor a través de la taberna en cuya barra exhiben la buena colección de ginebras que tienen (y que se pueden disfrutar junto con las cuantro tónicas "premium" de que disponen). La decoración estaba bastante bien. Destacaban los cuadros, todos orientales, y las mesas tienen una separación no muy grande pero correcta. La cristalería sí que me gustó mucho, con copas bien grandes y la vajilla también estaba muy bien. El único pero reseñable es que hacía bastante calor.

En cuanto al servicio, la verdad es que no fue malo, pero es donde le voy a quitar más puntuación, ya que el local, como ya he dicho, no estaba mal y la comida estaba realmente buena. El caso es que cuando nos dieron las cartas, estas consistían en una carta propiamente dicha con dos hojas sueltas, una con un rótulo de "Sugerencias" y otra con más platos. Obviamente pensamos que estas hojas eran algo que iban cambiando si no cada día sí cada poco tiempo, ya que de optra manera deberían esta integradas en la carta. En cualquier caso, el maitre nos copmentó que faltaban unos cuantos platos (no recuerdo cuantos, pero bastantes) incluído el caramelo de cordero, plato que José Antonio iba conn intención de probar ya que había leído varias recomendaciones al respecto. Tras este primer mal trago estudiamos la carta y las hojas de sugenrencias y tanto José Antonio como yo nos decidimos por el Tartar de Atún rojo y Salmón. El problema fue cuando vino a tomar nota, ya que al pedir dicho tartar nos comunica que ¡tampoco había tartar, ni de carne ni de pescado! Le comunicamos nuestra molestia al respecto, ya que no era unno de los platos que nos comunicó al principio, y además era uno de los platos de la hoja de sugerencias. Se escudó en que el atún que les había llegado no era de buena calidad (y algo parecido dijo de la carne de buey), a lo que le respondimos que no era normal no ntener una cantidad de platos tan grande (creo que eran casi la mitad de los que había en casta). El maitre se defendió diciendo que estaban cambiando la carta, cosa que nos parece bien, pero no puedes adjuntar unas hojas de sugenrencias sueltas a la carta y no tener disponibles muchos de los platos listados, ya que no cuesta más que volver a imprimir las hojas con los platos disponibles, cosa que sabemos todos que no es costosa ni en tiempo ni en dinero.

Dejando aparte de este gran fallo (o eso me parece a mi), finalmente pedimos lo siguiente: para comenzar compartimos una Ensalada con Tomate Raff, Anchoas, Burrata y Vinagreta de Hinojo y pedimos un Carabinero a la Plancha para cada uno. Ambas cosas estaban buenas.

De segundo plato José Antonio acabó decidiéndose (no sin dudas, incluyendo un cambio en el último segundo) por el Entrecotte Gallego, Marta se decidió por el Rodaballo al Horno y yo acabé pidiendo la Brocheta de Langostinos Envueltos en Bacon. Todos los platos estaban buenos.
Esto lo acompañamos con una botella de Baltasar Gracián Garnacha Viñas viejas 2005, D.O. Calatayud (tras lo ocurrido busqué un vino barato, que no malo por supuesto, ya que no creí que merecieran un gasto mayor), que estaba, como siempre muy bueno. El precio de este vino era de 14,50€, y es un vino que tiene una excelente relación calidad/precio.

Llegados al postre, yo quería pedir el Tiramisú pero "increiblemente" no lo tenían, así que me contenté con la Tarta de Queso, mientras que José Antonio se decidió pòr el Soufflé de Gianduja.

Para acabar un par de cafés y un par de Gin Tonics de Citadelle con Fever Tree (a los que, por cierto, nos invitaron, imagino que como desagravio) servidos en dos enormes copas de balón.

Todo esto más dos botellas de agua por 132,20€ un muy buen precio por lo que comimos.
En resumen, un sitio al que habrá que dar otra oportunidad, aunque imagino que tardemos en dársela.

Para terminar, puntuaré (0 mínimo - 10 máximo)

Local: 8

Comida: 8

Servicio: 4

Precio: 40-60€/pers.

Ficha:

Taberna La Cruzada

Dirección: Amnistía, 8

Localidad: Madrid

Distrito: Centro

Metro:  Opera

Teléfono: 915480131

Página Web: http://www.tabernalacruzada.com/

Días de cierre: Domingos Noche.

Enlace al Mapa

Comentarios » Ir a formulario

gourmet

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris