Facebook Twitter Google +1     Admin




Debido al mal funcionamiento de Blogia y al inexistente soporte técnico me veo obligado a trasladar este blog a otra plataforma. Los nuevos artículos se publicarán en http://elrisuenojabali.blogspot.com.es

Mientras Blogia siga activo se podrán consultar las entradas antiguas aquí, y también se podrá acceder a ellas mediante búsquedas desde el nuevo blog así como desde los mapas. Si desea continuar navegando por dichas entradas, pulse "Cerrar". De lo contrario pulse en el enlace al nuevo blog.



Cerrar     Ir a nuevo Blog

Restaurante Le Petit Bar

20090120101638-le-petit-bar-p.jpg

El pasado viernes fui con mi pareja a cenar a este restaurante. Lo elegí por alguna buena crítica que leí y porque dicen que es un sitio "de vinos" (en su web lo denominan "vinoteca taberna restaurante") y en el que se organizan catas, por ejemplo. Además, esta vez me apetecía ir a un sitio pequeño en lugar de ir a un "emporio gastronómico" y como este sitio nos queda razonablemente cerca de casa, pues reservé para cenar allí.

El local es pequeñito, decorado en tonos naranjas y con una pared a la derecha que usan a modo de pizarra para anunciar platos y tostas que se pueden degustar. Deben tener otro comedor, porque pasaba gente hacia el fondo a través de un pequeño arco y bajaban hacia otro lugar. Desafortunadamente, a nosotros nos dieron mesa en el "comedor" de arriba. Entrecomillo "comedor" porque no es tal, sino una serie de mesas puestas frente a la barra. El caso es que la barra era bastante ruidosa (estaba llena), cosa soportable y que suele ir a menos a lo largo de la cena, pero lo que no estaba bien es el número de mesas que tienen. Me parece bien que quieran darle aire de bistrot parisino y poner las mesas muy juntas (además, se justifica con los precios), pero no hasta el punto de que los camareros no puedan pasar entre las mismas y tengan que estar molestando constantemente a los comensales. Si se llega a ese punto es que a todas luces hay demasiadas mesas (o demasiados comensales en las mismas, que viene a ser lo mismo). Si a todo esto añadimos que hacía frío (mi pareja, que no es nada friolera, tuvo que sacar una "pashmina" para abrigarse y yo sentía frío pese a ir con una camiseta y un jersey), al local no le puedo dar ni el aprobado.

En cuanto al servicio, pese a la amabilidad de las camareras, no dejó de ser discreto. Por poner un detalle, la chica que nos sirvió el vino (que parecía una de las dueñas) nos llenó las copas (demasido pequeñas, otro detalle a mejorar) hasta la mitad cuando la cantidad óptima es un tercio de la copa, fallo que en un sitio "especializado" en vinos no debería darse (especialmente si las copas son pequeñas), ya que es imposible mover el vino y disfrutar plenamente de él. Otro ejemplo es que una de las camareras no se conocía los platos. Ante unas preguntas fáciles de los comensales de la mesa de al lado (los escasos centímetros de separación nos hicieron escuchar toda la conversación) no supo decir de que carne eran un plar de platos que le consultaron. Como calificación global el servicio sólo aprueba, pero sin nota.

La comida en cambio estuvo bastante bien. Para comenzar compartimos unos Raviolis de Boletus con salsa de moscatel y virutas de foie, que estaban bastante sabrosos. De segundo plato yo me decanté por el Solomillo al ajo y vinagre de Módena (buena ración y muy rico, con la única pega de que de las cuatro porciones de solomillo dos estaban cocinadas con un punto perfecto y las otras dos estaban un pelín pasadas para mi gusto), mientras que mi pareja pidió un Carpaccio de buey con parmesano, pimienta negra y aceite de oliva (dado que se habían terminado los Chipirones a la media plancha con hummus y tomates secos, que los habíamos visto pasar al entrar y tenían un pinta buenísisma), que al parecer estaba bueno.

De postre tomé uno que estaba fuera de carta, una Panna cotta con salsa de maracuyá que estaba muy bueno.

Para "regar" la cena elegí de la bien surtida carta (en tintos, en blancos y rosados es otro cantar) un vino de D.O. Montsant, Dido 2006, de bodegas Venus "La Universal", propiedad de Sara Pérez y REné Barbier y del que ya hablamos en pasadas entradas de este blog y que estaba a un precido digamos correcto, 24€.

Junto con los dos cafés la cuenta ascendió a 64,40€. Un precio que no justifica del todo los numerosos fallos (sobre todo de local), aunque ayuda.

No se si volveremos, pero de hacerlo será pidiendo sitio en el comedor (el de abajo) y cuando haga menos frío.

Para terminar, puntuaré (0 mínimo - 10 máximo):

Local: 3,5

Comida: 7

Servicio: 5

Precio: 25-40€/pers.

Ficha:

Le Petit Bar

Dirección: Fúcar, 9
Localidad:
Madrid
Distrito: Centro

Metro: Antón Martín - Atocha

Teléfono: 91 156 83 66

Página Web: http://www.lepetitbar.es/

Días de cierre: Domingos.

Enlace al Mapa

Comentarios » Ir a formulario

gourmet

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris